Noticias

Identificación de ornamentación exterior original del Salón de Embajadores.

Publicado por en 17:24 en Actualidad, Noticias | 0 comentarios

(Equipo de Investigación arqueológica Alcázar de Sevilla)

Las tareas de restauración en la Sala del Billarsacaron a la luz restos de la ornamentación exterior original del Salón de Embajadores del Palacio de Pedro I ocultas por la techumbre desde la construcción de la planta superior del palacio en época de los Reyes Católicos. Pertenecerían a la zona de la cornisa norte del cuerpo principal del salón, enmascarado, deformado y recrecido por sucesivas obras de acondicionamiento. Estaqubbamuestra definitivamente su coronación y la base de apoyo de la cubierta que albergaría la armadura original del Salón durante los primeros momentos tras la construcción del palacio.

Se ha descubierto un revestimiento con estuco polícromo en el que se desarrolla sobre base incisa una serie heráldica,así como una banda epigráfica en su cornisa y las huellas de tres aperturas, dos laterales y una central, bajo un arco de descarga,pertenecientes a la fábrica original de Pedro I.

Una primera inspección arqueológica permite avanzar las siguientes novedades relativas al conocimiento de uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad:

- En primer lugar se define de manera más clara tanto el formato como la dimensión y sobre todo el sistema original de aperturas al exterior del gran Salón de Embajadores, completando así la visión planteada por Sebastián Fernández y Juan Carlos Pérez tras la restauración de la armadura mudéjar de su interior. Con independencia de las posibles dudas sobre la cubierta en sí, ahora puede acotarse la dimensión externa de esta magnífica qubba.

- Y por otro lado, éste es el primer vestigio documentado de su decoración exterior, parcialmente imitada desde la misma reforma del siglo XVI hasta las realizadas a fines del siglo XX. Por un lado se desarrolla una banda de pintura mural que muestra tres motivos heráldicos ampliamente conocidos y presentes en otros puntos del Alcázar mudéjar,es decir, el león, el castillo y la orden de la banda. Los tres se van alternando sucesivamente, ocupando la zona superior del paramento a modo de cenefa. Sobre dicha banda en toda la extensión de la cornisa se dispone una banda epigráfica en árabe compuesta por cuatro fórmulas doxológicas que se suceden a modo de letanías jaculatorias y cuya traducción es “la dicha, la paz, la gloria, la generosidad”.

La recuperación de una columna embutida en una de las torres del Alcázar y una hornacina tabicada.

Publicado por en 10:33 en Actualidad, Noticias | 0 comentarios

(Equipo de Investigación arqueológica Alcázar de Sevilla)

Las constantes lluvias durante el mes de Noviembre de 2012 provocaron una serie de pequeños desprendimientos en la fábrica de ladrillos de la torre noroccidental que flanquea la Puerta del León (Calle Miguel de Mañara), actual acceso al recinto del Alcázar. De inmediato se procedió a la auscultación y análisis preliminar del elemento arquitectónico, descubriendo tras la fábrica que lo enmascaraba una columna de mármol de 2 m. de altura y 0.40 de diámetro. Los primeros datos obtenidos tras la inspección apuntan a que dicho elemento pudiera pertenecer a la torre, la cual a su vez formaría parte del tercer recinto del Alcázar en época almohade, cumpliendo las funciones de guardacantón, aunque no descartamos otras posibilidades hasta que no se efectúe el desmonte total del parche de ladrillos que la oculta. Asimismo, hemos de advertir de otro hallazgo más, aunque en este caso, mucho más reciente. Se trata de una hornacina con restos de decoración pictórica también oculta bajo el mismo parche que enfundaba la columna y que muy posiblemente albergara algún tipo de retablo o cruz durante los siglos XVI al XIX, tal vez la Cruz de Bustos Tavera que las fuentes sitúan en este.

Investigaciones en la muralla del Alcázar primitivo.

Publicado por en 7:32 en Actualidad, Noticias | 0 comentarios

(Equipo de Investigación arqueológica Alcázar de Sevilla)

Localización de las cámaras de las torres, dotaciones absolutas y estudios de la cimentación.

El estudio de la muralla ha permitido comprobar por vez primera cómo sus cimientos cortaban directamente las edificaciones de época taifa. El análisis de dicha cimentación, en el que se han utilizado todas las herramientas de las que dispone la Arqueología (termoluminiscencia, radiocarbono, estudios ceramológicos y estratigráficos) ha contribuido de manera considerable a la comprensión del proceso de replanteo y erección tanto de las murallas del primer alcázar como del orden de ejecución de sus palacios interiores. Por otro lado, la muralla en sí ha revelado una configuración sorprendente en sus torres al constatarse que éstas no eran macizas en origen; la existencia de cámaras internas en toda su altura rematadas por bloques pétreos en aproximación de hiladas configurando buzones abiertos al adarve supone una novedad tipológica que parecen definir un unicum en el contexto de la arquitectura militar andalusí.

Localización de estructuras pertenecientes al primer palacio Islámico del Alcázar.

Publicado por en 19:05 en Actualidad, Noticias | 0 comentarios

(Equipo de Investigación arqueológica Alcázar de Sevilla)

Finales del Siglo XI- Inicios del XII.

Las excavaciones y lecturas de paramentos en la casa nº 7/8 del Patio de Banderas han sacado a la luz las trazas fundamentales del citado palacio, similar en dimensiones al cercano palacio de la Contratación. Se edificó al Oeste del primer recinto en el espacio comprendido entre sus dos torres centrales aprovechando un desnivel previo que le permitió situar sus dependencias principales en alto mientras que el gran patio de crucero, que lo precedía, hundía sus cuarteles de plantación casi dos metros más abajo. Se constató igualmente que la estancia principal, situada al Norte estaba protegida por una galería porticada que servía de transición entre ambos espacios. Finalmente se descubrieron las conexiones entre este palacio y los dos edificios medianeros a su espalda, ambos formando parte del esquema original. En otras palabras, un edificio singular, de notables dimensiones con dos áreas funcionales claramente diferenciadas pero complementarias, una tal vez representativa al Sur y otra doméstica formada por dos viviendas al Norte. A destacar el hallazgo de los arcos geminados de herradura con su decoración pictórica, actualmente en proceso de consolidación, correspondientes a la alcoba occidental del salón principal.

Proyecto General de Investigación 2010 – 2015

Publicado por en 9:57 en Noticias | 0 comentarios

Los resultados de las excavaciones de 1999 (SE-II) y del proyecto Puntual del 2009 (SE-XIV) aunados con los restos documentados por Bendala en 1976 permitieron el acercamiento a la realidad arqueológica de este sector, matizada, mejorada y recuperada en el proyecto general de investigación.

  • Campaña 2010. Sector Septentrional Patio de Banderas. Fase I.

 

Los resultados obtenidos en el SE-XV y SE-XVI cumplieron los objetivos previstos viniendo a completar los datos obtenidos en las campañas anteriores. Se matizaron las dataciones de los restos fundacionales gracias a las analíticas cerámicas y al C14 retrayéndolas hasta el s. IX a.C. Se constatan las dimensiones, extensión y estado de conservación del edificio Republicano localizándose una potente estructura de sillares en opus quadratum en el centro de la plaza. Se define el parcelario romano con la localización de una nueva calle transversal a la registrada en el SE-XIV y XV. Se completa la documentación del edificio tardío con una galería porticada y pavimentada que abarca todo el flanco oriental del SE-XVI. La actividad de saqueo altomedieval dejó huella especialmente en la zona central de la plaza arrasando los niveles previos hasta alcanzar la cimentación de los edificios republicanos.

  • Campaña 2011. Sector Meridional Patio de Banderas. Fase II.

 

La segunda fase del proyecto sistemático abarca la mitad septentrional del patio de Banderas (en proceso de excavación). Durante el 2011 se alcanzaron los niveles tardorromanos en la totalidad del SE-XVII, igualmente se continuó el registro de los restos no excavados en el SE-XV. Se documentaron las estructuras pertenecientes al edificio del s. V, conservado a nivel de cimientos y solería, pero con unas dimensiones que excedían los perfiles. Tal magnitud delataba el carácter relevante de este conjunto arquitectónico dentro de la ciudad así como su posible vinculación a un complejo episcopal. Se registran fosas de expolio altomedievales con una mayor intrusión en el flanco Noroccidental, continuación de la gran fosa registrada en el SE-XVI. El estado de conservación que presentaban en este sondeo las viviendas del barrio Taifa, a pesar de ser precario, posibilitó la interpretación de su organización interna así como la diferenciación sus fases constructivas. Se distinguieron dos procesos importantes: uno previo al primer recinto (s. XI) con un parcelario menudo en el que se han documentado al menos tres viviendas dentro de una misma manzana rodeada por calles irregulares y lindando con la calle principal Norte-Sur registrada en el SE-XV. Y un segundo proceso de finales del s. XII en el que se redistribuyen los espacios internos pero se mantiene la organización previa en torno a patios deprimidos. Se emplean materiales estructurales de mejor calidad y se decoran algunas de las estancias con zócalos de estucos con lacería roja sobre fondo blanco. Respecto a los aspectos constructivos en el s. XI destaca la obra en piedra y en el s. XII la latericia.

Proyectos Puntuales de Investigación

Publicado por en 9:50 en Noticias | 0 comentarios

  • 2006. Intervención Puntual del Jardín Inglés

La excavación realizada con carácter preventivo en el Jardín Inglés posibilitó la comprensión de la secuencia ocupacional en el sector meridional de los Jardines del Alcázar. Uno de los datos más relevantes obtenidos en la intervención fue la localización del paleocauce del Tagarete identificado con potentes rellenos de inundación de más de dos metros de potencia que aparecían colmatando y arrasando las estructuras tardoantiguas. La reactivación del nivel fluvial y el aporte de sedimentos durante estos cinco siglos (desde el s. VI al XI) dieron como resultado la nivelación topográfica de la ladera del promontorio primitivo conocida como ladera de Marŷ al-Fidda. Una vez estabilizado el cauce del río y sobre los niveles de inundación consolidados se construyen las primeras viviendas taifa- almorávides pertenecientes al arrabal extramuros al que también pertenecen las casas excavadas en el Archivo de Indias, calle San Fernando, Montería, Príncipe y Doncellas. La construcción de la muralla almohade a su paso por la calle San Fernando dio lugar a la reorganización su entorno inmediato liberando los terrenos de cualquier edificación. La zona no se vuelve a ocupar hasta el s. XIII localizándose parte del barrio intramuros almohade donde se han podido diferenciar tres viviendas y una calle. Desde al menos el s. XVI la zona pasa a ser huerta para luego destinarse a Jardines, uso que ha mantenido hasta día de hoy.

  • 2009. Patio de Banderas.

Los trabajos de excavación del SE-XIV permitieron la documentación de la secuencia ocupacional completa en el área estudiada. Se alcanzaron los niveles aluviales vírgenes amortizados por la primera huella antrópica registrada en la ciudad. A cinco metros de profundidad se localizó un fondo de cabaña del s. IX a.C. situado en el límite de la terraza meridional. Estos niveles del Hierro Antiguo fueron arrasados durante el periodo republicano con la construcción de un imponente edificio de sillares que más tarde, durante el altoimperio, fue reaprovechado elevándose sus cotas. El urbanismo romano perdura desde el s. II a.C. hasta el s. V, momento en que se regulariza el acusado desnivel Norte-Sur y se modifican las orientaciones, usos y distribuciones de los espacios. Se levanta un conjunto monumental de carácter litúrgico, arrasado a nivel de cimientos pero conservado casi íntegramente en extensión. Este complejo se modifica en el s. VII con la construcción de un nuevo edificio con contrafuertes que evidencian una tipología arquitectónica vinculable a la religiosa. En los rellenos de amortización de las estructuras del s. V y construcción del s. VII apareció un tesorillo de monedas protegido por un crismón latericio de la serie del Obispo Marciano. Los restos visigodos son amortizados y expoliados durante la alta Edad Media. Tras un hiato ocupacional que abarca desde la tardoantigüedad hasta el s. XI se vuelve a urbanizar el sector con la implantación del barrio Taifa previo todavía a la construcción del Alcázar. Desde estos momentos el parcelario queda articulado por una calle principal con orientación Norte-Sur situada en el extremo oriental del Patio de Banderas, tanto por situación como por orientación fosiliza el antiguo vial republicano. En el s.XII, una vez levantado el primer reciento, se reforma el sistema de saneamiento público que pasa de pozos independientes situados en las calles a una alcantarilla central, a su vez se reorganizan las viviendas distribuyendo y ennobleciendo sus espacios internos. Desconocemos hasta que fecha estuvo en uso el barrio islámico al quedar arrasado casi a nivel de cimiento por las reformas modernas. El adecentamiento de la plaza en el s. XVII transformó este sector intramuros en una plaza abierta libre de construcciones y surtida de tuberías que recorrían longitudinalmente el Patio de Banderas de Norte a Sur. El patio de armas moderno pasará a ser un área de esparcimiento en el s. XIX con arboledas y una fuente central, imagen que ha perdurado hasta el día de hoy.

Proyecto General de Investigación 2000-2005. “Análisis arqueológico del Alcázar”

Publicado por en 9:47 en Noticias | 0 comentarios

El Proyecto General de Investigación se desarrolló entre 2000 y 2005, asumiendo como objetivo principal la realización de un programa de actuaciones arqueológicas destinado al conocimiento evolutivo del complejo arquitectónico al que denominamos “Alcázar de Sevilla”. El estudio de cada fase constructiva ha permitido abrir diversas vías de investigación cuya trascendencia rebasan lo puramente arquitectónico y particular, para afectar de manera sustancial al estudio arqueológico del ámbito urbano hispalense. Las cuestiones prioritarias planteadas en dicho programa fueron de tipo histórico- urbanísticas y constructivas. Algunas han ido resolviéndose parcialmente durante los últimos años de trabajo, sobre todo la excavación en el Patio de la Montería, el estudio prospectivo de alzados, las vigilancias de obra y los sondeos estratigráficos, también los análisis del Jardín de las Doncellas y de la Portada de la Montería, pero en su mayor parte no han hecho más que acrecentar el interés y las posibilidades de la investigación.

Restauración de la Primitiva Portada del Alcázar

Publicado por en 9:45 en Noticias | 0 comentarios

  • 1999-2000: Intervención arqueológica de apoyo a la recuperación de la Puerta Primitiva del Alcázar (Patio de Banderas no 16)

El objetivo de la intervención fue completar el estudio arqueológico iniciado en campañas anteriores a la vez que fueron restauradas y recuperadas las estructuras islámicas recién descubiertas. Se eliminó el cegamiento que taponaba el arco y la bóveda de la puerta y se desescombró el interior de la torre occidental de flanqueo. Los niveles más antiguos alcanzados pertenecían a rellenos cerámicos del Hierro Antiguo. La estratigrafía sigue la misma secuencia que la registrada en el Sondeo I con los niveles primigenios alterados por la construcción del primer recinto. En los rellenos aparecían materiales desde el s. VIII a.C., Turdetano, Republicano, Romano y Tardío. Se pudo localizar parte del lienzo de una muralla previa a todos los restos islámicos detectados. Se trata de una alineación de sillares isódomos de módulo romano y de piedra alcoriza que discurre todavía hoy como cara occidental de la torre al Oeste de la Puerta. Este muro se prolonga bajo la calle J.R. Murube hasta conectar con la torre del convento de Santa Marta. En la casa no 16 este lienzo diverge en orientación al del resto de muros islámicos que se le superponen. Estamos ante el lienzo de muralla más antiguo localizado en la ciudad, tal vez marcando el límite suroccidental de la Híspalis romana que a su vez sirve de flanco oriental al palacio islámico. El acceso inicial era mediante dos bastiones enfrentados flanqueando una entrada directa Este-Oeste. En el s. XI se modifica el sistema de acceso pasando a una entrada en recodo Norte-Sur con una portada monumental con arco de herradura flanqueada por dos torreones, imagen, que no uso, conservada hasta el presente en toda su magnitud. En el s. XII se traslada el acceso principal hacia el Oeste con la construcción de la gran Mezquita, se reduce la portada monumental a portillo y se abre la Puerta del León.

Proyecto Puntual de Investigación 1999

Publicado por en 9:32 en Noticias | 0 comentarios

  • Intervención Puntual: “Estudios estratigráficos y análisis constructivos”

El principal objetivo fue la obtención de un perfil histórico desde el terreno natural hasta la actualidad a través de seis sondeos situados en puntos estratégicos con los que dotar al Alcázar de una topografía histórica básica que guiara las previsibles indagaciones ulteriores. Las zonas señaladas fueron: c/ Joaquín Romero Murube, Patio de Banderas, Puerta de la Alcoba, zona de los Grutescos, liza Muralla del Agua, y Puerta Marchena. El perfil paleogeológico Norte-Sur mostraba un fuerte desnivel que partía desde la cota + 8.00/9.00 m. al Norte hasta +3.00/4.00 m. en el extremo Sur. Estamos en el flanco meridional de la terraza pleistocena T13 constituidas por arcillas rojizas carbonatadas colmatadas por rellenos de aluvión rojizo. Los restos antrópicos más antiguos se situaban sobre esta terraza, bajo la muralla Septentrional del Alcázar, datados en el s. VII-VIII a.C. A pesar de haber registrado solamente material cerámico sin estructuras asociadas fue una prueba fehaciente de la ocupación primigenia de la ciudad sobre el límite meridional del promontorio primitivo. La construcción del primer recinto supuso la destrucción de los niveles posteriores al s. VIII a.C., tan solo se podía evidenciar una ocupación romana posterior por el material registrado en el relleno de su cimentación donde se mezclaban las producciones turdetanas, republicanas e imperiales con fragmentos cerámicos de mediados del s. XI. Cotejando los restos excavados por Bendala en el límite Norte del Patio de Banderas y las estructuras conservadas en el sector Sur (SE-II) se pudo resolver el perfil ocupacional romano dentro del primer recinto. Lo más significativo era la diferencia de cotas entre ambos sectores durante el periodo imperial con más de 3 m. de diferencia en apenas 50 m. de distancia, dejando la gran incógnita de la solución empleada para salvar este desnivel en la zona central de la plaza, bien la muralla romana, bien algún otro recurso que en esos momentos se nos escapaba. La reactivación fluvial postimperial colmata las estructuras romanas y regulariza la topografía posibilitando una ocupación tardía en el Patio de Banderas pero ya a cotas homogéneas. La caída de la terraza se traslada hacia el Sur donde aún no se dan las condiciones apropiadas para una ocupación estable. Tras un hiato ocupacional que abarca desde el s. VII al s. X se localizan las primeras construcciones altomedievales en la zona del Patio de Doncellas con una instalación alfarera de hornos califales. El resto del sector no se urbanizará hasta época Taifa, a inicios del s. XI. A este periodo corresponden las viviendas localizadas en el Patio de Banderas y Patio de Montería, anulando y expoliando los edificios tardíos subyacentes. En el sector oriental, sobre la muralla primitiva del Agua se levanta un nuevo muro almohade previo a la incorporación en 1172 de las conducciones de agua procedente de los Caños de Carmona, merlones y barbacana. La Puerta del Agua o Yahwar también es posterior a la muralla registrándose la continuidad de dos lienzos bajo el vano de entrada, uno almohade inicial y otro Taifa. Hacia el Sur partía de la torre del Agua otra muralla de tapial de época Almohade recrecida y revestida durante el s. XVII por las obras de Vermondo Resta con la galería de los Grutescos.

Investigación y auscultación general del Conjunto Monumental

Publicado por en 9:30 en Noticias | 0 comentarios

  • 1998: Diagnosis general y estudio de Paramentos

Mediante el análisis de las estructuras básicas y el estudio de alzados así como controles de obras y sondeos estratigráficos se obtuvo una secuencia integral del yacimiento y del monumento. De todos los paramentos estudiados el más antiguo pertenecía a un Recinto de planta cuadrada ubicado bajo la sala de la Justicia y el Yeso hasta el postigo de la Judería. La ampliación del segundo Recinto llega hasta el límite meridional del Palacio Gótico, sobre este lienzo apoyan todas las estructuras posteriores: Patio del Mercurio, muralla de la ciudad, muralla del León, etc. En el s. XII se construye la muralla del León con un pequeño postigo que da paso a los palacios de la Montería. Se reforma durante el periodo castellano adosándosele un muro de ladrillos en la cara Norte y labrando los dos vanos laterales, posteriormente se abre la portada monumental en el centro confrontada con la fachada de Don Pedro. La muralla del Agua, tanto lienzo como torres, fueron adscritas al periodo almohade aunque no se descartó un inicio previo (Taifa o almorávide). El proceso evolutivo de los palacios igualmente quedó clarificado: El palacio Gótico conserva su planta original siendo un edificio unifásico previo al Palacio Mudéjar. El Patio del Crucero almohade es reformado durante el periodo castellano y transformado en el s. XVIII por Van der Borcht, subiendo cotas y reduciendo el espacio abierto original islámico. Se detecta coetaneidad en alzados y bóvedas del Palacio de Pedro I. Éste levanta su frente Norte sobre la muralla Taifa para así salvar el desnivel entre los palacios y los jardines. Se estudiaron las murallas interiores y exteriores del conjunto palatino estableciéndose una secuencia de transformación que ha servido hasta el momento de referente para nuestras intervenciones. Los estudios cronotipológicos y estratigráficos así como la incorporación de dataciones absolutas han supuesto un avance importante en la historia de las investigaciones.