Cerámica

 

Desde la entrada –representando un león- hasta el último rincón, el alcázar se muestra como un extraordinario museo cerámico cuyas piezas recubren sus muros, pavimentos, fuentes y se exponen en espacios tan soberbios como las piezas que acogen –colección Carranza-

Los maestros  mudéjares -con los espléndidos alicatados del palacio del rey Don Pedro- Niculoso Pisano con el altar de la Visitación ubicado en el oratorio del Cuarto Real Alto y Cristóbal de Augusta -con los zócalos del palacio Gótico- son el máximo exponente de la cerámica arquitectónica en el Alcázar.

La metodología aplicada en los tratamientos de conservación y restauración ejecutados hasta el momento, se ha basado principalmente en recuperar su integridad frente a las distintas alteraciones generadas por su propia historia material y el paso del tiempo.