Arquitectura

El Real Alcázar de Sevilla es un gran conjunto monumental de inmensa belleza. Sus palacios y jardines manifiestan la sabiduría, carácter y sensibilidad de una ciudad singularmente hermosa, resultado del devenir histórico, desde sus orígenes en las inmediaciones del antiguo puerto de la Hispalis romana hasta nuestros días. El primer recinto Abbadí se enriqueció con las sucesivas construcciones de los reyes cristianos, resultando un rico y variado patrimonio de primer orden en el que destaca la arquitectura mudéjar y renacentista.

Conscientes de este patrimonio, continuamente se hacen importantes esfuerzos para la restauración de su arquitectura, recuperando paulatinamente su fisonomía original, espacios y estructuras, con proyectos arquitectónicos fruto de amplio estudio e investigación, para recuperar la riqueza y las raíces de su identidad. Son prioritarias las manos que materializan, con el mimo, la precisión, el domino de su oficio y los materiales adecuados, descubriendo y conservando el alma incluso en aquellas pequeñas imperfecciones que le dan autenticidad y calidad artística.