Jardines

Primavera en el Alcázar

primav-1

“La primavera ha venido.
Nadie sabe cómo ha sido.
La primavera ha venido.
¡Aleluyas blancas
de los zarzales floridos!”
“Nubes, sol, prado verde y caserío
en la loma, revueltos. Primavera
puso en el aire de este campo frío
la gracia de sus chopos de ribera
Los caminos del valle van al río
y allí, junto al agua, amor espera”
“Tejidos sois de primavera,amantes,
de tierra y agua y viento y sol tejidos.
La sierra en vuestros ojos los campos florecidos,
pasead vuestra mutua primavera,
y aún bebed sin temor la dulce leche
que os brida hoy la lúbrica pantera,
antes que, torva, en el camino aceche.”
“Tú y yo, silenciosamente,
trabajamos , compañera,
en esta noche de marzo,
hilo a hilo, letra a letra
¡con cuánto amor! mientras duerme
el campo de primavera”
“La primavera besaba
suavemente la arboleda,
y el verde nuevo brotaba
como una verde humareda.
Las nubes iban pasando
sobre el campo juvenil…”
Primavera , de Antonio Machado

Jardines

Imagen-Jardines-def

Los Jardines del Real Alcázar configuran un auténtico compendio de la historia de la jardinería, en una ciudad como Sevilla cuyo clima favorece la fertilidad de las plantas y las flores, haciendo brotar un mundo de luz, sentimientos y aromas variados.
Íntimos y silenciosos patios de delicada vegetación conforman los núcleos palaciegos. Las antiguas huertas, con el transcurrir del tiempo, se transformaron en exquisitos jardines gratificantes a los sentidos: flores para la vista y el olfato, fuentes y pájaros para el oído… siempre acompañados por el agua con su susurro, frescor, reflejos y movimiento. Esta naturaleza de incontables colores es un grandioso espectáculo, donde cabe lo infinitamente pequeño y lo infinitamente grande, la emoción.
Los postulados seguidos en la restauración y conservación de los jardines son la fidelidad al origen, el respeto del tiempo, la valoración de los aportes, la anulación de las disonancias y la aportación coherente de nuestra época.

Alcázar Vegetal. Limonero/ Citrus x Limón.

Se dice que el limonero, árbol frutal originario de Oriente, fue traído al ámbito mediterráneo por Alejandro Magno durante sus conquistas por Persia y la India en el siglo IV a.C. Los romanos ya lo conocieron: aparece representado en las paredes de algunas de las ricas casas de Pompeya. El fruto, el limón, dado su color, también podría identificarse con las famosas manzanas de oro de las Hespérides que el geógrafo clásico Estrabón localizaba en el suroeste de Hispania, en Tierra de Tartessos, donde también se sitúan estos jardines.

Su implantación definitiva en Europa, como la de otros cítricos, se debe a la labor de los árabes, que extenderían sus cultivos en huertas y jardines por todo al-Andalus. Las Cruzadas también ayudaron a que el limonero se trajera al ámbito cristiano medieval. Su presencia es frecuente en lugares soleados de conventos al asociarse la imagen del limonero a la de la Virgen María.

En el siglo XVI crecían en los jardines del Real Alcázar limoneros dulces y agrios, plantados en el Jardín del Cidral. En el Viaje de Cosme de Médicis por España y Portugal, de 1669, el cronista que relata el periplo del príncipe toscano se detiene a admirar la vegetación: la gran maravilla de estos jardines fue no obstante para nosotros la de encontrarnos un día de diciembre los limoneros cubiertos de flores… Se sabe que al arquitecto Vermondo Resta, quien llevó a cabo gran parte de la reforma de los jardines a comienzos del XVII, encargado de construir la Galería del Grutesco, se le daban todos los días naranjas y limones y flores de temporada de las huertas del Alcázar. Éstas eran algunas de las mercedes de las que gozaba Resta como maestro mayor del palacio sevillano.

La llegada del limón a Sevilla añade a sus dotes ornamentales, una gran fuente natural de vitamina C. Un paseo por el Alcázar en enero permite la fácil identificación de este cítrico en los jardines ya que su fruto amarillo es muy llamativo. Os invitamos así en la visita invernal, a sumergiros en el jardín del Marqués de la Vega-Inclán, antigua huerta del Alcázar, donde podrán contemplar este fruto en abundancia suspendido entre las ramas.

Alcázar vegetal es un proyecto de nomadgarden (Sergio Rodríguez, Salas Mendoza, Fran Pazos) y Juan Alberto Romero que surge de una colaboración previa con el Real Alcázar de Sevilla.

https://alcazarvegetal.wordpress.com