Finalización de los trabajos arqueológicos

Finalización de los trabajos arqueológicos realizados en el Sótano del palacio de Pedro I, Cenador del León y Jardín del Marqués de la Vega Inclán.

Equipo de investigación Alcázar de Sevilla.

En esta última semana se han dado por finalizados los trabajos arqueológicos iniciados en el último cuarto del año 2017 y ejecutados durante el primer semestre de 2018, cuyas memorias finales serán presentadas en las próximas semanas.

La intervención arqueológica en el semisótano del Palacio Mudéjar ha deparado interesantes novedades que vienen a completar los trabajos realizados entre el 2015 y 2016. En este sentido, al espacio de bodegas ya documentado ha de sumarse el hallazgo del sistema de accesos originales así como el descubrimiento casual de unas piezas que rellenaban los huecos de la escalera del Jardín de Troya y que resultaron ser parte del dovelaje de las nervaduras del Palacio Gótico previas al terremoto de 1755. Los alicatados mudéjares procedentes del palacio también han formado parte importante de esta última fase de investigación, incorporándose nuevos motivos a las más de mil piezas catalogadas.

El sector de los jardines es el marco bajo el que se han desarrollado las otras dos intervenciones arqueológicas:

En primer lugar, en Enero de este año finalizaron los trabajos de control de movimiento de tierras en los Jardines del Marqués de la Vega Inclán con  motivo de la introducción de una red de saneamiento para evacuar las aguas residuales de la cafetería y de los aseos del Jardín. El estudio arqueológico realizado ha permitido identificar los rellenos de tierra de la “Antigua Huerta del Retiro”, comprobando así cuestiones relativas a la génesis de los jardines y la topografía previa.

Por último, ha finalizado el Control arqueológico del Cenador y Estanque del León, constatándose  la compleja configuración de las estructuras del pabellón barroco sobre restos de períodos anteriores dotados con antiguos sistemas hidráulicos y piletas. Asimismo, el elenco decorativo heráldico documentado en el entorno del estanque no hace más que acentuar el carácter simbólico y representativo del enclave en época mudéjar, cuyo significado es mucho más profundo que el modesto paisaje de huertas que presumíamos existía entre los siglos XIV y XVI.

En los próximos meses, el Equipo de Investigación Arqueológica acometerá las gestiones para iniciar la segunda fase del tercer Proyecto General de Investigación denominado “El Origen del Alcázar”, cuyos trabajos se centrarán en el picado de las torres de su primer recinto amurallado. El objetivo es el estudio y análisis del interior de sus cámaras, advirtiendo sus diferentes fases evolutivas y tipologías constructivas. Una vez realizada la investigación, se valorará la viabilidad de integrar este recorrido al itinerario turístico, pues su visita es clave para la comprensión del origen del Alcázar primitivo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *