Intervenciones patrimoniales en el Real Alcázar de Sevilla

Se actuará para reforzar la estabilidad del forjado de estas galerías y mejorar la evacuación del agua de lluvia, a la vez que se sustituirá la iluminación del artesonado, con un presupuesto de 45.524 euros
Se ha renovado el pavimento de albero de 8.400 metros cuadrados de sus jardines, intervención a la que se ha destinado un presupuesto de 41.140 euros

El Real Alcázar de Sevilla acometerá un proyecto de intervención sobre las galerías altas de la fachada del Palacio Mudéjar –las que discurren a lo largo del Cuarto Real Alto y dan al Patio de la Montería–, con el objetivo de reforzar la estabilidad de su forjado, mejorar el sistema de evacuación de las aguas pluviales, evitar filtraciones, reponer las solerías y renovar la actual iluminación de su artesonado. En conjunto, el presupuesto destinado alcanza los 45.524 euros.

Las galerías son abiertas al exterior, de ahí la incidencia de las lluvias, la humedad y el viento sobre las mismas, que se complica dado que carecen de aliviaderos para la evacuación del agua. “La relevancia patrimonial de esa fachada, una de las señas de identidad del monumento y enclavada en el Patio de la Montería, hace que esta intervención se haya planteado por parte de la dirección del Real Alcázar desde el más absoluto respeto a todos sus elementos”, ha explicado el delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo del Ayuntamiento, Antonio Muñoz.

Esta intervención consistirá básicamente en una adecuación estructural del forjado metálico y la resolución del sistema para la evacuación del agua de lluvia. Para ello, se desmontará todo el sistema de solado con el objetivo de dotarlo con una nueva pendiente que conduzca el agua hasta un punto de recogida. Se retirará la solería, previa clasificación y numeración, y la capa de relleno y se desmontará la tablazón portante, con posibilidad de reaprovechamiento de las piezas que no se encuentren deterioradas.

Posteriormente, se analizará el estado de todas sus vigas, tanto metálicas como de madera. Una vez asegurada la estabilidad estructural de las galerías, con sustitución de las vigas en mal estado, se dispondrá un nuevo sistema de solado de las galerías incorporando lámina impermeabilizante, de modo que se puedan evitar las futuras filtraciones de agua hacia la nueva tablazón. Las aguas de lluvias serán conducidas hacia un punto de recogida, que, a su vez, estará conectado con un bajante vertical oculto.

Dado que es necesario intervenir sobre los forjados, se ha incluido en este proyecto renovar la iluminación de los artesonados de ambas galerías, ahora compuesta de simples bombillas halógenas, que serán sustituidas por proyectores LED, ocultando, además, el cableado.

No consta en esta fachada del Palacio Mudéjar ninguna intervención patrimonial de relevancia desde 1937, a excepción del proyecto acometido en 1999 de limpieza de los elementos de mármol y ladrillo y actuaciones en las yeserías y maderas, aunque no se actuó sobre el forjado. El Palacio Mudéjar comenzó a construirse con Pedro I, a mediados del siglo XIV, siendo las intervenciones de mayor relevancia en la parte superior –precisamente en esta zona de las galerías altas– de la época de los Reyes Católicos. El estado actual de la fachada data del año 1937, cuando se ejecutan las últimas intervenciones del arquitecto Juan Talavera por encargo de Joaquín Romero Murube, por entonces director conservador del Real Alcázar.

Caminos de albero

Por otra parte, el Real Alcázar ha concluido las obras de renovación del pavimento peatonal de albero en sus jardines (Jardines del Marqués de la Vega Inclán, Jardines de la Rosaleda, Jardín Inglés y Jardín de la Sultana), actuación que ha contado con un presupuesto global de 41.140 euros (IVA incluido). En concreto, han sido 8.100 metros cuadrados de superficie de caminos peatonales, pavimentados con el albero fino tipo Alcalá de Guadaíra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *