La recuperación de una columna embutida en una de las torres del Alcázar y una hornacina tabicada.

(Equipo de Investigación arqueológica Alcázar de Sevilla)

Las constantes lluvias durante el mes de Noviembre de 2012 provocaron una serie de pequeños desprendimientos en la fábrica de ladrillos de la torre noroccidental que flanquea la Puerta del León (Calle Miguel de Mañara), actual acceso al recinto del Alcázar. De inmediato se procedió a la auscultación y análisis preliminar del elemento arquitectónico, descubriendo tras la fábrica que lo enmascaraba una columna de mármol de 2 m. de altura y 0.40 de diámetro. Los primeros datos obtenidos tras la inspección apuntan a que dicho elemento pudiera pertenecer a la torre, la cual a su vez formaría parte del tercer recinto del Alcázar en época almohade, cumpliendo las funciones de guardacantón, aunque no descartamos otras posibilidades hasta que no se efectúe el desmonte total del parche de ladrillos que la oculta. Asimismo, hemos de advertir de otro hallazgo más, aunque en este caso, mucho más reciente. Se trata de una hornacina con restos de decoración pictórica también oculta bajo el mismo parche que enfundaba la columna y que muy posiblemente albergara algún tipo de retablo o cruz durante los siglos XVI al XIX, tal vez la Cruz de Bustos Tavera que las fuentes sitúan en este.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *