Piedra


En el recorrido por los palacios y jardines del Real Alcázar son numerosos los elementos pétreos que hallamos a nuestro paso en forma de fuentes, portadas, columnas, balaustradas y alguna que otra pieza escultórica. La mayoría fueron concebidos ex profeso para estos espacios pero otros muchos fueron traídos de lugares tan remotos como Medina Azahara, o mucho más cercanos como Marchena. 

La metodología aplicada en los tratamientos de conservación y restauración ejecutados hasta el momento se ha basado principalmente en recuperar su integridad frente a las distintas alteraciones generadas por su propia historia material y el paso del tiempo.