Restos de pinturas medievales en el Cenador del León

La restauración del cenador del León, y de su alberca y jardín, ha sacado a la luz unos restos de pinturas medievales que decoraban este espacio de los jardines Del Real Alcázar. La responsable de la intervención, la arquitecta Lola Robador, ha revelado que se encontraron la decoración por casualidad cuando desmontaron uno de los bancos existentes: “Tenía una grieta estructural y tuvimos que desmontarlo para su restauración. Las pinturas de la época de Pedro I aparecieron en la parte de abajo y luego hallamos más restos en los laterales”. El equipo de restauradores también ha sacado a la luz las pinturas de Juan de Medina del siglo XVII, estas sí documentadas, que decoraban el espacio con motivos alusivos al amor y que estaban cubiertas. Sí les ha sorprendido que estas se extendieran también a la parte superior.

Tras casi un año de trabajo y una inversión de 315.000 euros el Cenador del León, sus jardines y la alberca han recuperado todo el esplendor de épocas pasadas. Gracias a esta intervención se ha recuperado el sistema de riego que data del siglo XII . “El alcalde ha accionado una compuerta que llevaba el agua a las antiguas huertas”, ha señalado Robador. El agua proveniente de los Caños de Carmona, llegaba al Alcázar a través del Callejón de Agua y se almacenaba en el Estanque de Mercurio “La que rebosaba era conducida hasta esta alberca y desde ahí se regaban los naranjos. Este sistema sigue funcionando”, ha añadido la arquitecta.

Fotografía: Antonio Pizarro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *